Cangapol guitarras

Compra de materiales2020Mayor de 30 años (Grupo Etario)ROSARIO (Polo 1)

Compartir

Sobre el artesano:

Nací en Rosario en 1976. Cursé estudios de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario (ciclo básico) y estudios de Realización Audiovisual en la Escuela Provincial de Cine y TV de Rosario (completo).

Soy artesano especializado en madera. Me dedico a la construcción y venta de caleidoscopios desde hace veinte años El caleidonauta. Soy miembro de la Feria de Artesanos del Bulevar (Rosario) y he participado en ferias de artesanos y eventos culturales de todo el país y el extranjero. Entre otros: Festival Viva y Siente de Villa María (2018), Plataforma de las Maravillas de Rosario (2017), Encuentros de Artesanos de Bahía Blanca, Pergamino y otros; ferias estables de artesanos de Salta, Las Grutas (Río Negro), La Paloma (Uruguay), San Martín de Los Andes (Neuquén), Nono (Córdoba) y otras.

Desde 2004 coordino talleres de video y fotografía en el Instituto ISEI de Rosario, y en 2015 monté un estudio dedicado a la fotografía publicitaria de productos Lupamilupa, donde realizo trabajos eventuales en forma independiente. Desde 2015 realizo la animación, el sonido y la música original de los booktrailers de la editorial rosarina Libros Silvestres. A partir 2018 me decidí a unir mi gusto por la animación y el trabajo artesanal e incorporé al catálogo de “El caleidonauta” otros objetos ópticos relacionados con la prehistoria del cine (zootropos, praxinoscopios, folioscopios mecánicos). A principios de 2019 comencé a fabricar cigar box guitars, guitarras especiales construidas con materiales reciclados, que tienen su origen en la población negra del sur de Estados Unidos, lo que me posibilitó unir mi trabajo como artesano con mi otra pasión, la música. 

Soy músico desde la adolescencia. He editado tres discos en forma independiente, de los cuales soy responsable en Guitarra, voz, composición y arreglos: Comida casera (2009) Mondo Porco (2004) Contraluz (2019).

 

Mi propuesta:

Las guitarras cigar box son instrumentos construidos con cajas de cigarrillos y latas, que tienen su origen en la población afroamericana del delta del Misisipi, en Estados Unidos. Fueron muy populares durante la crisis de los años 30. Como entonces era imposible para esta población acceder a un instrumento musical, la única opción era construir sus propios instrumentos. Eso, o vender el alma al diablo como Robert Johnson. Empezaron a hacerlas utilizando aquellos materiales que podían conseguir. Las cajas de cigarros, probablemente de la basura de algún rico, por ser livianas y en muchos casos de maderas muy parecidas a las usadas en la construcción de instrumentos, resultaban ideales para cumplir la función de caja de resonancia. Unos alambres, un listón de madera y algunos objetos cotidianos (clavos, llaves, tornillos) eran suficientes para hacerse uno de estos instrumentos. Por eso hay tantos modelos de cigar box como constructores, y no hay reglas fijas en su construcción: desde los más modestos con una llave como puente y unos simples tornillos como clavijas de afinación hasta los más elaborados, auténticas guitarras de calidad con el cuerpo de una caja de cigarros o de una lata de aceite.

Si bien la cigar box se viene construyendo desde entonces, en los últimos años ha trascendido y despertado un interés en músicos de todo el mundo. Especialmente por su sonido, ya que poseen un timbre particular típico del llamado delta blues que escuchamos tantas veces sobre todo de la mano del cine, un sonido que deriva directamente del tipo deconstrucción y los materiales con los que están hechas. Además, son instrumentos pequeños y fáciles de transportar, de bajo presupuesto, lo cual las hace especiales para músicos que trabajan en espacios abiertos (plazas, vía pública) y buscan sonidos innovadores. Pero no sólo para músicos, sino también para cualquier persona que esté dando sus primeros pasos con la guitarra, porque al tener algunas sólo una cuerda permite que la ejecución sea muy fácil.

A lo largo de mi vida he construido, remodelado y reinventado una gran cantidad de instrumentos. Birimbaos, guitarras, calimbas, tambores, cajones peruanos. En la búsqueda siempre de sonidos raros, con materiales nobles o reciclados.

Mi intención es producir a una escala un poco más interesante para la comercialización: este producto necesita partes de guitarras (como clavijas, trastes o micrófonos) que tienen un alto costo y atravesando esta tan difícil situación para el sector de los artesanos no estoy en condiciones de llevar a cabo más inversión en materiales sin apoyo.

Vengo trabajando en dos líneas de guitarras, eléctricas y acústicas, que pueden ser utilizadas tanto para uso hogareño como en escenario, que además de utilizar materiales reciclados no pierden la pasión, la unicidad y el trato del objeto hecho a mano. Pero sobre todo me interesa hacer de esta idea una marca sustentable, que pueda sostenerse en el tiempo y posicionarse no solo en la ciudad sino a nivel nacional. Que me permita trascender las ferias de artesanos (con toda la fragilidad que implican) como espacios de venta. Creo que es posible porque estos instrumentos son nuevos en la ciudad, y vienen generando ya un gran interés. Son originales, viables y sustentables. Además, en todo el territorio nacional actualmente existen muy pocos luthiers que las construyen.

Contacto